A partir de las primeras campañas de instalación en distintos parques nacionales, estos dispositivos han permitido obtener información sobre la presencia de diversas especies, su comportamiento y la existencia de amenazas en áreas silvestres protegidas de la región de Los Lagos.

Registros de pudú, pumas, así como también de especies exóticas que amenazan la conservación es lo que se ha obtenido a partir de la serie de campañas de instalación de cámaras trampa para monitoreo de fauna en los en diversos puntos de las áreas silvestres protegidas de la región, entre ellos, los parques nacionales Chiloé, Vicente Pérez Rosales y Pumalín Douglas Tompkins, lo que se extenderá a otras unidades de la región con el objetivo de registrar, monitorear, sistematizar información y planificar medidas para fortalecer la conservación. 

Las cámaras trampa son instaladas en lugares estratégicos por guarda parques de CONAF, con la finalidad de registrar y estudiar de manera no invasiva las dinámicas e interacciones en cada unidad.

Es así como a partir de este trabajo, en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales se ha podido observar la presencia de güiñas, monitos del monte, zorros, chingues, en un mismo sector del Parque Nacional, así como también pumas y pudúes con sus crías. Esta información resulta clave para diversos objetivos de conservación, así como también para avanzar en el proceso de incorporación de este Parque Nacional al estándar internacional de gestión de áreas protegidas Lista Verde, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Por su parte, en el Parque Nacional Chiloé, a partir de la información levantada se ha obtenido información y registros de chucao, pudú, zorro chilote, güiñas moteadas y melánicas, quique y monito del monte. Dicho parque nacional tendrá dos campañas de instalación de cámaras durante 2022, con un total de 60 equipos monitoreando.

“Este es un trabajo colaborativo y en cada campaña participan de manera integrada guarda parques de varios parques nacionales de la región con el objetivo de aprender y compartir aprendizajes en el monitoreo de especies, manejo de cámaras trampa, uso de GPS y análisis de datos”, explica Jorge Aichele, director regional de CONAF Los Lagos. “Además de la presencia de fauna nativa, el monitoreo nos permite identificar amenazas, como el ingreso de perros, ganado o personas a las áreas silvestres protegidas, pudiendo actuar, tomar decisiones y fortalecer las estrategias de conservación que se llevan a cabo desde los equipos de CONAF”, agregó.

El trabajo de monitoreo en áreas silvestres protegidas en la región se enmarca en una estrategia nacional que evalúa las prácticas de conservación y control de amenazas dentro de un ciclo de manejo adaptativo, además de informar acerca del estado de las especies y sus ecosistemas.

Visitas: 13